domingo, 21 de agosto de 2016

La visita guiada del sábado en imágenes

Ayer tuvimos una visita guiada especial y diferente realizada por Alfredo Gavín, Director del Museo de Dibujo Julio Gavín-Castillo de Larrés.
Especial y diferente porque no se centró en las piezas de la colección y en su funcionamiento propiamente dicho sino en los recuerdos y vivencias de la época en que estuvo trabajando en el museo, ¡¡hace casi 40 años!!, los mismos que tiene el museo.

A lo largo de la visita se fue deteniendo en las distintas salas y contó anécdotas y recuerdos que él guarda en la memoria de los primeros tiempos del museo.
Desde aquí agradecer a Alfredo su disposición para realizar esta actividad, que resultó muy interesante ya que aportó datos muy curiosos.


viernes, 19 de agosto de 2016

Orensanz en cuarta dimensión

Recientemente ha aparecido Ángel Orensanz en el blog del Heraldo de Aragón: Cuarta dimensión, de Carlos Bogdanich.
Os dejamos el enlace al artículo



martes, 16 de agosto de 2016

Este sábado 20, una visita guiada muy especial

Para este próximo sábado hemos organizado una visita guiada diferente. La llevará a cabo Alfredo Gavín que es en la actualidad Director del Museo de Dibujo "Julio Gavín-Castillo de Larrés" pero que, cuando el Museo "Ángel Orensanz y Artes de Serrablo" comenzaba su andadura, estuvo aquí trabajando junto a su padre, Julio Gavín, y demás miembros de la Asociación "Amigos de Serrablo".

Nos dará su visión sobre el museo y como lo ha visto evolucionar.


¡No te lo pierdas: te esperamos este sábado 20 de agosto a las 11 de la mañana! 

domingo, 14 de agosto de 2016

Mañana, día 15, el museo estará CERRADO

Os avisamos de que mañana, día 15, aunque sea festivo el museo estará cerrado por ser lunes.
Nuestro horario para el resto de semana y mes es de:
Martes a domingos, de 10 a 13.30 y de 17 a 20.30 horas.

jueves, 4 de agosto de 2016

Visita nuestro jardín etnobotánico


Estos días podéis contemplar en nuestro jardín la planta conocida como matafuego o hoja de fuego (Arum italicum Mill.).

Se trata de una hierba de la familia de las araceas, que posee un tallo enterrado del que arrancan grandes hojas carnosas con forma de lanza, sostenidas por largos rabillos de color verde brillante.
Las flores están cubiertas por una espata blanquecida de aspecto céreo.
Cuando la flor se marchita, a finales de la primavera, deja al descubierto unos racimos de frutos rojos y brillantes, como se observa en la imagen.

Toda la planta es venenosa y provoca a quién la consume gastroenteritis o vómitos.
Si se comen los frutos, el botánico Font Quer aportó en su día el remedio para sanarse: "vaciar el estómago e intestino, dar de beber aceite y propinarlo también en lavativas y al propio tiempo mantener bien caliente al intoxicado, suministrarle leche, té o café, con abundante carbón animal" (Villar: 39)

En Serrablo se cultivaba en huertos y márgenes de campos, usándose para sanar heridas producidas por quemaduras. Para lo cual, se empleaban las hojas crudas, después de haberles quitado la epidermis, untadas con manteca o simplemente hervidas y se aplicaba directamente en la zona afectada, vendándose a continuación.
Se advertía que su utilidad era para quemaduras producidas por fuego u objetos calientes pero no para las producidas por líquidos hirviendo. 


Fuente: 

-Navarro López, J.M. (1994): Medicina popular de Serrablo. Huesca: Ayuntamiento de Sabiñánigo.
-Villar Pérez, L. et alii (1992): Plantas medicinales del Pirineo Aragonés y demás tierras oscenses. Huesca: CSIC.

martes, 2 de agosto de 2016

Crónica de un cuento



Fotografía: Javier Ara Cajal. 
Este sábado 30 de julio, el museo recibió la visita de una veintena de chic@s que se habían inscrito en la actividad CUENTOS EN EL MUSEO.
En esta ocasión leímos el cuento Rabadancito de Sandra Aragüás y, aprovechando que esta historia se centra en un pequeño pastor, les contamos a los chavales cosas sobre este oficio: qué era la trashumancia, la jerarquía de los pastores, qué aprovechamientos se hacían de las ovejas, etc., y les enseñamos las piezas que se exponen en la sala de lo pastoril: batiaguas o grandes paraguas con los que se protegían de la lluvia, morrales o zurrones, moldes de queso, tijeras de esquilar, etc.
Fotografía: Javier Ara Cajal. 

Pero a las piezas que más protagonismo dimos  fueron a las marcas de ganado, empleadas para diferenciar las ovejas de los distintos rebaños, ya que después cada niño hizo la suya, a modo de tampón o sello.
Esta vez no emplearían pez, como en otros tiempos, para señalar el lomo de los animales sino tinta de distintos colores para estamparla en el papel.



Gracias a tod@s por venir y hacernos pasar una estupenda mañana

lunes, 1 de agosto de 2016

¡A lavar!: roscadero y coladera

Agosto nos trae una nueva pieza del mes.
Pincha aquí para descubrir de qué se trata.